Dando poder a una pasión por STEM

Un impacto duradero

“No sólo quiero salvar una vida. Quiero salvar una sociedad entera y tener un impacto que dure a través de generaciones.”

Así es como Bhakti, estudiante de colegio de primera generación en la Universidad de Utah, describe el valor de su educación. Bhakti nació en un campo de refugiados, donde ella y su familia pasaron por dificultades increíbles. Durante una gran parte de su vida pensó que una educación avanzada estaba fuera de su alcance, pero ahora ha logrado obtener becas para ir tras sus objetivos, y está comprometida a ayudar a otros a seguir sus pasos.

Nos complace ofrecer becas para estudiantes de colegio de primera generación como Bhakti a través de nuestros programas de subsidios de La Fundación Rocky Mountain Power y becas que transforman una pasión en una posible carrera de ingeniería. Creemos en el poder de STEM (siglas en inglés de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) para crear una oportunidad única en la vida, y al ayudar a estudiantes de colegio de primera generación a lograr su educación, estamos haciendo una inversión que fortalecerá a toda la comunidad.

La educación es eso – una inversión que nunca deja de dar beneficios.

Claro, el amor por la educación no comienza con una beca escolar. Empieza temprano, conforme los niños exploran el mundo alrededor de ellos. Con el apoyo adecuado, la curiosidad nunca deja de crecer. Eso es lo que hace tan especiales a programas como JA City, una iniciativa de Logros Infantiles que invita a los niños a explorar carreras a través del juego, y KUED’s KIDS 24/7, una asociación con PBS Kids que promueve la literatura, la ciencia y las matemáticas a través de programas para niños.

Y allí está el Museo de Historia Natural de Utah, que ofrece programas de verano diseñados para ayudar a los niños a llevar su amor por la ciencia a un nuevo nivel, con campamentos como Aventuras en el Mundo Natural. Para Alia, esto significa una oportunidad de experimentar con la biología de la vida silvestre y descubrir el deleite de montar a caballo. El mejor recuerdo de Shelby durante su tiempo en el campamento fue experimentar con hielo seco, y Keaton no podía aguantar las ganas de mostrarles a sus padres lo que había aprendido sobre la arena movediza.

Ayudando a los niños a explorar la ciencia fuera de un salón de clases, nuestras organizaciones asociadas están despertando intereses que crecerán en los años por venir.

A través de subsidios y becas, la Fundación Rocky Mountain se enorgullece en apoyar a estos y otros programas que ayudan a los niños a emocionarse con STEM y convertir esa emoción en un aprendizaje más profundo.

Nuestros socios están despertando intereses que crecerán en los años por venir – plantando los cimientos para la siguiente generación de científicos e ingenieros. Como compañía de electricidad dedicada a avanzar durante los próximos cien años de innovación, aquellos profesionales con educación superior no son sólo una bella decoración. Son nuestros futuros empleados, la gente que nos va a ayudar a encontrar nuevas formas de entregar la más limpia, accesible y confiable energía posible.

De la forma en que lo vemos, así es como funcionan las inversiones en STEM. Gente joven bien educada que puede alcanzar carreras buenas y gratificantes. Nuestros empleadores pueden encontrar a los profesionales capacitados que necesitan para crear cosas grandes.

Es un futuro en el que todos podemos creer.

← Volver a todas las historias